Estación de subte

La Nación – 16 de mayo de 2018

El gobierno de la ciudad anuncia para mañana la inauguración de una nueva
estación de la línea H de subte. Bienvenida sea. Su concreción se debió a la
lucha de los vecinos defensores del patrimonio que conseguimos que se
respetara la histórica Plaza Intendente Alvear y que la estación se ubicara
en el sitio adecuado que yo propuse en su momento. Un logro para la ciudad,
pero ¿cuál fue el costo para nosotros, los vecinos?: la demanda que por los
entonces tres millones de dólares nos inició el mismo gobierno que hoy se
afana por demostrar que hizo las cosas bien. ¿Bien? La estación se comenzó a
construir destrozando la plaza y violando tres leyes de la ciudad. Vanas
fueron las gestiones que realizamos ante Subterráneos de Buenos Aires para
que reparara su error. Nos presentamos ante la Justicia, que nos dio la
razón y tuvieron que restituir la plaza y reubicar la estación.

La persecución de la que he sido objeto -junto con Basta de Demoler y
Santiago Pusso- durante los últimos cuatro años no se condice con la
democracia que el gobierno de la ciudad publicita: “En todo estás vos”.
Nosotros estuvimos, como ciudadanos comprometidos con la cosa pública. Hoy,
seguimos esperando que se haga justicia y que el gobierno desista de la
absurda demanda.

Plaza destruida

La Nación – 21 de diciembre de 2017

La ley CABA 4830 establece las penalidades aplicables a quienes destruyan el
patrimonio cultural de la ciudad.

La Plaza del Congreso es lugar histórico nacional declarado por la Comisión
Nacional de Monumentos.

Además de ser un jardín histórico por sus valores paisajísticos, contiene
obras de arte de valor universal, como El Pensador, de Auguste Rodin. Los
ciudadanos vemos, atónitos, cómo va desapareciendo un patrimonio que es de
todos a manos de vándalos que no son castigados y que volverán a las andadas
en cualquier momento. Funcionarios: ¡cuídenla! Jueces: ¡apliquen las leyes!

Restauración

Diario La Nación – 30 de junio de 2017

Felicitaciones por la nota sobre la restauración del Senado de la Nación. Refuerza lo expresado en mis cartas de lectores del 11 de marzo y del 13 de julio de 2014. Ahora que se han descubierto a la opinión pública los desastres perpetrados a un Monumento Histórico Nacional, es hora de que los responsables de violar el patrimonio cultural argentino (en este y en otros casos) se hagan cargo de los gastos a incurrir para remediarlos. No es justo que todos paguemos por las culpas “políticas” y “profesionales” de quienes han cometido esas barbaridades. ¡Que actúe la Justicia! (si es que ese Poder espera que lo sigamos escribiendo con mayúsculas).

Premios y homenajes

Distinción Historiador Porteño por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires 1999
Entrega Orden del Buzón, septiembre 2014
Literary Award otorgado por la World Federation of Rose Societies al libro “El Rosedal de Palermo de Buenos Aires”, en co-autoría con Roxana Di Bello, 2012.
Premio Benito Carrasco del Centro Argentino de Arquitectos Paisajistas (filial argentina de la IFLA), 2015. Entrega el premio Carlos Thays IV.
Premio Asociación Amigos del Lago de Palermo (1997)
Reconocimiento de Dumbarton Oaks Library and Research (Harvard University) por su trabajo como miembro del Senior Fellow’s Landscape Committee. La medalla fue acuñada por el gobierno de la ciudad de Buenos Aires en ocasión de la visita del entonces Presidente Electo de los Estados unidos de América, Herbert C. Hoover, fechada 13 Diciembre 1928 y diseñada por Juan Gattuzzo. El embajador de USA era Roberto Wood Bliss, el fundador de Dumbarton Oaks.

 

 

 

 

 

 

Distinciones otorgadas por el Honorable Senado de la Nación, con Diploma de Honor en reconocimiento a su labor y compromiso en la defensa de los derechos ambientales y del patrimonio cultural de la ciudad de Buenos Aires, durante la ceremonia en homenaje a Berta Cáceres, en el marco de la ‘Primera Jornada por la Defensa del Ambiente y el Buen Vivir’, en marzo de 2018.

SaveSave

¡Quiero mi apellido! (2)

La Nación – 13 de enero de 2017

Hace un mes contaba en una carta sobre mi frustrado trámite online en la web
del gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Al tener que cotejar mi DNI con
la persona que lo porta, la base de datos me da una única posibilidad de
coincidencia con una ciudadana del mismo número de DNI, pero llamada Sonia
Vergman: ver mi firma a esta carta. Además, legalmente tengo un segundo
nombre, el que, aunque no lo use cotidianamente, debería haber aparecido.
Después de un mes, todo sigue igual. ¿Los empleados que solventamos los
vecinos de la ciudad con nuestros impuestos son bromistas o iletrados?
Corrijan este error urgentemente. ¡Devuélvanme mi verdadero apellido!

¡Quiero mi apellido!

La Nación – 10 de diciembre de 2016

Traté de hacer un trámite online en la web del gobierno de la ciudad de
Buenos Aires. Infructuosamente, muchas veces. Al tener que cotejar mi DNI
con la persona que lo porta, la base me da una única posibilidad de
coincidencia con una ciudadana del mismo número de DNI, pero llamada Sonia
Vergman: ver mi firma de esta carta. Además, legalmente tengo un segundo
nombre, el que, aunque no lo use cotidianamente, debería haber aparecido.

¿Los empleados que solventamos los vecinos de la ciudad con nuestros
impuestos son bromistas o iletrados? Corrijan este error urgentemente.
¡Devuélvanme mi verdadero apellido!

Conclusión

La Nación – 20 de junio de 2016

El edificio de Comodoro Py, sede de los juzgados nacionales y lamentablemente famoso en estos momentos, fue construido como sede de la legendaria Dirección Nacional de Vialidad (antes Puentes y Caminos), organismo que se formó en la década de 1930 para construir la futura infraestructura de obras públicas del país que permitiría nuestro crecimiento y desarrollo. Hoy sirve para que un ex responsable de las obras públicas nacionales sea juzgado por diversos delitos, mientras que los puentes y caminos argentinos son obsoletos, inservibles, inseguros e insuficientes.

La conclusión del porqué de nuestro descenso a los infiernos es muy clara.

Escuchar al vecino

LA NACION – 22 de julio de 2015

Me dirijo al licenciado Horacio Rodríguez Larreta, flamante jefe de gobierno electo de la ciudad de Buenos Aires. Estuve atenta a sus palabras emitidas por TV al finalizar el escrutinio. Me gustó mucho que prometiera escuchar a todos los vecinos con tanto énfasis. Por eso, le propongo que nos escuchemos los dos en una entrevista pública para conversar sobre temas fundamentales de la ciudad, teniendo en cuenta que desde hace muchos años me dedico profesionalmente a la historia urbana de nuestra querida Buenos Aires. Continuaría esa conversación mi larga trayectoria de colaboración con todos los gobiernos de la ciudad, independientemente de su signo político.

Espero de corazón que las suyas no hayan sido sólo palabras al viento, sino una efectiva promesa de pronto cumplimiento.

El Rosedal

Diario La Nación – 2 de diciembre de 2014

Somos muchos los vecinos que estamos felices por festejar el primer centenario del Rosedal de Palermo. Es obra de varios importantes paisajistas argentinos: los ingenieros agrónomos Benito Javier Carrasco, su hermano Eugenio y Carlos Thays (hijo). Éste fue uno de los descubrimientos que hicimos Andrea Caula, Roxana Di Bello y yo al estudiar su devenir, así como el del Patio -Glorieta Andaluz , uno de sus elementos más destacados. ¡Y el comienzo de todo esto fue hace unos diez años! Interesamos a Carolina Llosa de Sturla -gerenta de Cultura de la Fundación YPF, empresa que en ese entonces apadrinaba el Rosedal- y pronto estuvimos redactando los dos libros que se publicaron con su patrocinio. El mal estado físico de este hito del patrimonio porteño nos llevó a proponer a la fundación la restauración del paseo. Conformamos entonces un equipo multidisciplinario con Marcelo Magadán y Valentina Casucci a la cabeza. El apoyo dado por Enrique Eskenazi -presidente de YPF en ese entonces – fue la chispa que faltaba: en pocos meses el Rosedal de Buenos Aires volvió a lucir como en sus momentos de gloria. La inauguración de la restauración, el 15 de diciembre de 2008, fue una verdadera fiesta cívica, que reunió a diversos actores políticos y sociales tras un objetivo común: valorar nuestro patrimonio verde público. En su Convención de 2012, la World Federation of Rose Societies distinguió con el Premio Literario al tomo que habíamos escrito dedicado al Rosedal y con el Premio a la Excelencia en Jardines al Rosedal en sí. Éstos fueron los únicos premios recibidos luego del largo y fructífero trabajo de nuestro equipo. La Fundación YPF dejó de patrocinar al Rosedal en 2012 y su mantenimiento es desde entonces solventado por todos los vecinos a través del gobierno de la ciudad, bajo la dirección de Juan Cruz Petracchi, quien sigue fielmente la guía de trabajo elaborada por el equipo de restauración que me honro en haber integrado. Ésta es la simple realidad de la última década del querido Rosedal de Buenos Aires.

Solidaridad

Diario La Nación 14 de octubre de 2014

La sorpresiva e inhabitual demanda por un monto de 24 millones de pesos que me han entablado el gobierno de la ciudad de Buenos Aires y Subterráneos de Buenos Aires por haber defendido y salvado la plaza Intendente Alvear de la depredación con la construcción de una estación de subte fuera de la ley ha provocado una generalizada respuesta de solidaridad hacia mi persona y, más importante aún, con el patrimonio urbano y paisajístico porteño. La Recoleta es el primer sitio de turismo de la ciudad, y es recordada y conocida en todo el mundo, y hoy puede ser vivida y apreciada gracias a la restitución que debieron efectuar los funcionarios que la habían destruido violando varias leyes. Agradezco a todos los que se han solidarizado conmigo en estos momentos en los que enfrento una causa judicial inédita en nuestro querido Buenos Aires. Primero, a los incontables amigos argentinos y de manera representativa para no ocupar excesivo espacio sólo a algunos extranjeros: Mariano Arana, Margarita Montañez (Uruguay), Juan Carlos Pérgolis, César Eligio Triana (Colombia), Saúl Alcántara Onofre, Ángel Arcos (México), Marta Viveros Letelier (Chile), Ana Rita Sá Carneiro, Betina Adams (Brasil), Mónica Luengo (España), Michel Racine, Bénédicte Leclerc, Florence André (Francia), Juliet Ramsay, Steve Brown (Australia), Susan Buggey (Canadá), Susan Aquino (Filipinas), Margrethe Floryan (Dinamarca), Norma Barbacci (EE.UU.), Nupur Prothi Khanna (India), J. A. Buisman (Holanda), Herman van den Bossche (Bélgica), Diana Henríquez (Venezuela), Isabel Albergaria (Portugal)? y muchos otros. La defensa del bien común -o sea, de la res pública- es obligación moral de todos los que conformamos la sociedad. Para ello existen mandatos en la Constitución Nacional y en la de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, leyes locales (como las áreas de protección histórica) e internacionales (como la numerosa producción de la Unesco), que muestran el camino del buen uso del patrimonio cultural. A su vez, también están garantizadas constitucionalmente las acciones legales que los ciudadanos podemos y debemos utilizar para salvaguardar efectivamente ese patrimonio.

Patrimonio ciudadano

Diario La Nación – 7 de octubre de 2014

Días pasados leímos con tristeza la nota referida a la millonaria demanda por daños y perjuicios que iniciarán el gobierno de la ciudad y Subterráneos de Buenos Aires, entre otros, contra la doctora Sonia Berjman, a raíz del amparo que permitió salvaguardar la plaza Intendente Alvear. Nos preguntamos: ¿es posible que le hagan este juicio a la doctora Berjman, una experta reconocida internacionalmente que por más de 40 años ha luchado por proteger el paisaje, por ocuparse del patrimonio arquitectónico y natural de la ciudad? Entendemos que el avance de esta causa entraña un ataque contra los derechos constitucionales y la democracia participativa, por lo que solicitamos públicamente a los demandantes que desistan de esta acción y se abstengan de otras similares en el futuro. Si hubo un daño y una actitud irresponsable, no fue precisamente la de quienes defendieron el patrimonio público, sino de parte de los funcionarios que proyectaron, licitaron y contrataron la obra en cuestión sin tener en cuenta que esta plaza integra un área de protección histórica.¿No sería más constructivo que, de ahora en más, autoridades y vecinos nos pusiéramos de acuerdo y trabajáramos juntos para hacer cumplir las leyes que protegen el patrimonio?

Carlos Julio Thays III (DNI 4.220.991), Carlos Thays, José Emilio Burucúa, Daniel Sabsay, María Eugenia Estenssoro, Marcelo Magadán, Felicitas Luna, Alejandro Nazar Anchorena, Adrián Camps, Carolina Llosa de Sturla, Cristina Coroleu

“El deseo de seguir siendo ciudadanos de Argentina”

Diario Clarín 31 de diciembre de 2013

Hagamos del 2014 el año del respeto … al semáforo y a la Constitución Nacional, al creador y al sabio, a la tradición y a la innovación, al niño y al anciano, a las ideas positivas y a las acciones solidarias, a la honestidad y al trabajo, al ambiente y a la vida, al diferente y al igual, a las leyes y a las sentencias, a la abeja y al elefante, al lindo y al feo, a la velocidad y a la quietud, a la música y al silencio, al alumno y al maestro, al voto y a las promesas, a la familia y los amigos, al árbol y al pájaro. Al otro, y a uno mismo. 

El Rosedal

Diario La Nación – 26 de octubre de 2013

Queremos manifestar nuestro acuerdo con lo expresado por la señora Verónica Tornquist en su carta publicada el 23 de octubre de 2013 en el sentido de que el Rosedal de Palermo sea más accesible para que todos lo disfruten. Pero no tenemos que olvidarnos de que se trata de un jardín histórico protegido por ley, de un conjunto monumental en el que hay que compatibilizar la accesibilidad con el respeto a las partes que lo conforman, de un paisaje en el que la granza es un elemento fundamental. Por ello sugerimos que esta cuestión se resuelva disponiendo en el acceso de carritos eléctricos, para que quienes tengan algún tipo de dificultad motriz puedan recorrerlo sin que se vea alterada esta obra de arte que suma los aportes de varios grandes creadores -Benito Carrasco, Eugenio Carrasco y Carlos León Thays (h.)- con el reemplazo de aquel característico material por cemento, como lamentablemente suele hacerse cada vez que se interviene una plaza o un parque de nuestra ciudad.

Marcelo Magadán
magadan@magadanyasociados.com.ar

Mobiliario urbano

Diario La Nación – 10 de julio de 2013

Ya empezó el cambio de señalética urbana. Muchos de los centenarios carteles adosados a las paredes de las esquinas con los nombres de las calles son reemplazados por nuevos. Aunque sea en las zonas APH, se podrían haber dejado los antiguos, adosándoles las flechas de tránsito y las numeraciones más abajo. ¿Dónde se guardan los "viejos"? ¿Se venden? ¿A cuánto? ¿Quién los compra? ¿Van al Museo de la Ciudad? Se venden en Internet a un promedio de 400 pesos cada uno. De a poco, también, se están cambiando los tradicionales bancos de plaza de varillas de madera por engendros varios. ¿Dónde se guardan los "viejos"? ¿Se venden? ¿A cuánto? ¿Quién los compra?

Si a esto le sumamos las nuevas luminarias, la desaparición de adoquines, la nivelación de calzadas y otros temas que parecen "menores", pero que son "mayores", llegamos a la conclusión de que estamos perdiendo una parte muy importante de nuestra identidad urbana. Porque nacen los nietos ¿desaparecemos los abuelos? ¿Le ponemos aros hippies a la Gioconda? Mejorar y modernizar no son sinónimos de borrón y cuenta nueva. La memoria intangible se construye sobre elementos tangibles.

Hago un llamado a los jóvenes para que luchen por la conservación de nuestra historia. Los "viejos" estamos sobrepasados de luchas patrimoniales, pero no tiramos la toalla. Seguimos acá batallando por nuestro pasado, como deben seguir los carteles, los bancos, las luces y los adoquines ayudando a que nuestra sociedad madure y no nazca de nuevo con cada funcionario de turno.

Parque Lezama

Diario La Nación – 22 de marzo de 2013

El parque Lezama es uno de los hitos histórico-culturales porteños, tanto por ser la expresión viva de su devenir social y natural como por su carácter testimonial. Por ello, tiene un gran reconocimiento a nivel popular, en el imaginario y la memoria colectiva de los argentinos; además de ser una atracción turística. En lugar de ser el rostro del abandono -que reflejó LA NACION el 12 del actual-, su recuperación debería establecer un modelo técnico y de excelencia que sirva para analizar, diagnosticar y recuperar otros parques históricos de la ciudad y el país. Me pregunto entonces la razón por la cual se está dejando de lado el exhaustivo estudio y proyecto de recuperación elaborado -con el más alto nivel y apego a la legislación patrimonial internacional- hace exactamente cinco años por el propio gobierno de la ciudad de Buenos Aires y un grupo de más de veinte expertos nacionales e internacionales, y consensuado por la comunidad y sus organizaciones. ¿Qué esperamos para dar ejecución a acertadas propuestas producto del profesionalismo y de la experiencia, de la seriedad y del amor por nuestra historia y sus bienes culturales?

La marca Thays

Diario La Nación – 1 de marzo de 2013

Durante varias décadas hemos estudiado, investigado y publicado libros, artículos, entrevistas, exposiciones sobre la obra del paisajista Carlos Thays (el primero de la saga). Nacido en Francia como Jules Charles Thays, cambió su nombre al llegar a la Argentina por un curioso Cárlos (con acento). Pero no fue el único. Le sucedieron otros tres del mismo nombre y profesión, y por suerte ya contamos con un adolescente Carlos Quinto. Para que no haya equívocos, los hemos bautizado Thays I, II, III, IV. Antes, cuando el nombre y el aporte eran desconocidos, nada era "Thays", hoy parece ser que todo es "Thays". Ya está en prensa el libro que le dedicamos a la obra de Thays II (Carlos León), director de Paseos entre 1922 y 1946.

Los libros brindan información que ha sido exhaustivamente controlada y cuentan con el aval de la familia descendiente. Esperamos que sean consultados para que se difunda información fehaciente a la comunidad. La "marca Thays" no pertenece a nadie más que a esa familia y discursear errores para impresionar al público no es la manera de hacerles justicia a quienes tanto han dado al paisaje argentino.

Irán y la Shoá

Diario La Nación – 5 de octubre de 2012

Por su intermedio quiero dirigirme al Sr. Timerman, ministro de Relaciones Exteriores. ¿Qué hizo el Día del Perdón? ¿Pidió perdón por adelantado? ¿Por lo que iba a hacer pocas horas después? ¿Cómo puede sentarse sonriente y dar la mano a gente que niega la Shoá y que persigue la desaparición de todos los judíos del mundo? ¿Se sentaría sonriente y le daría la mano a Goebbels? Al menos respete a sus mayores, ya que, como se ve, no piensa en el futuro de sus hijos.

El edificio del Congreso

Diario La Nación – 13 de julio de 2012

"¡Qué pena que no estaba equivocada en mi carta de lectores del 11 de marzo! En esa misiva preguntaba al vicepresidente de la Nación sobre los supuestos «arreglos» que -se decía- había mandado hacer en el despacho que ocupa momentáneamente en el Congreso. Nunca obtuve respuesta ni de él ni de los organismos que deben velar por nuestro patrimonio, en especial aquellos declarados monumento histórico nacional. El 24 de junio me enteré de que el jacuzzi fue desmontado por orden de la Presidenta. Pero ¿qué pasó con los otros atropellos a un edificio que nos pertenece a todos? Por ejemplo, los pisos flotantes y el color blanco sobre la boisserie. Ahora, el diputado Julián Domínguez anuncia la restauración del histórico monumento. ¿Incluirá la reparación en el despacho que usa Boudou? ¿Quién pagó por el desastre y quién pagará por su arreglo? "Si todavía vivimos en una democracia, los funcionarios están obligados a responder ante el pueblo."

Patrimonio herido

Diario La Nación – 11 de marzo de 2012

"Somos muchos los ciudadanos que estamos cada día más azorados viendo cómo los funcionarios no conocen, no respetan y no cuidan el patrimonio cultural.
"He leído en los diarios que el vicepresidente de la Nación ha remodelado el despacho destinado a esas funciones en el Congreso de la Nación, sin tener en cuenta las limitaciones que impone su calidad de Monumento Histórico Nacional, ya que ha trascendido que -al menos- se pintó de blanco la caoba original, se colocó un piso flotante sobre el de roble de Eslavonia y se construyó un gimnasio incluyendo un jacuzzi.
"A pesar de varias consultas a la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, no he obtenido ninguna respuesta, dado que esta repartición es la encargada de dar su consentimiento para cualquier refacción.
"Me horroriza pensar que Boudou, ocupante temporario de dicho espacio y al frente del cuerpo del que emanan las leyes del país, desempeñe tan alto cargo sin conocer las que protegen al patrimonio argentino.

"Tampoco sé que haya informado cuáles obras ha mandado realizar ni desmentido las noticias mostrando la oficina a las cámaras de la televisión para que podamos constatar cómo se cuida lo que es de todos. Espero estar completamente equivocada, pues cada herida al patrimonio es una agresión a la sociedad en su conjunto."

Recuperar y valorizar las plazas de la ciudad

Diario Clarín – 21 de febrero de 2012

Desde este año el mantenimiento de las plazas de la Ciudad de Buenos Aires estará a cargo de las Comunas, las que tienen la obligación de conocer el valor del patrimonio que quedará bajo su tutela. 
La mayoría de este patrimonio verde está constituido por jardines históricos, y, como tales, debe velarse por la correcta y plena expresión de sus atributos paisajísticos: trazado original, equipamiento, obras de arte, vegetación, usos y una jardinería desdibujada hace ya tiempo. 
Desde la tercerización del mantenimiento, la jardinería aplicada se ha ido perdiendo y gradualmente las plazas presentan – en este aspecto- una simplicidad rayana en lo aburrido. Es momento de recuperar las prácticas correctas y la seguridad en nuestras plazas si queremos que sean espacios que merezcan ser visitados. 
Las Comunas deben ponerse a la altura de lo que pidieron y reciben, santuarios de naturaleza y tradición: están a tiempo.

Paseo de la Recoleta

Diario La Nación – 18 de febrero de 2012

"El antiguo Paseo de la Recoleta fue uno de los más importantes jardines públicos de Buenos Aires.
"El hueco de la Recoleta fue primero mejorado durante el gobierno de Rivadavia con la acción del botánico Sack. Fue Torcuato de Alvear quien encargó a su director de paseos, el francés Eugene Courtois, su total remodelación.
"Carlos Thays realizó una verdadera revolución en el paisaje porteño y se dedicó con especial atención al hoy Paseo Intendente Alvear, con obras fundamentales concretadas durante la década de 1890, que culminaron con la inauguración de la plaza Francia en 1910.
"Fue este último quien ajardinó y arboló la bajada de la actual calle Pueyrredón hasta avenida Alvear, zona que se encuentra ahora en peligro de perder sus valores y cambiar su fisonomía histórica y patrimonial por la ampliación del subte H.
"Están extrayendo los árboles centenarios para hacer una obra a cielo abierto. El gobierno de la ciudad tiene una responsabilidad ante la sociedad y la historia. Que actúe en consecuencia: ese hito histórico y emblemático de la ciudad debe preservarse integralmente sin ninguna modificación que altere su carácter."

Esculturas iluminadas

Diario La Nación – 22 de diciembre de 2011

"Buenos Aires no es Las Vegas. El espacio público no es el escenario de ninguna representación teatral sino de la vida cotidiana de los porteños.
"La nueva iluminación del Monumento a la Carta Magna y las Cuatro Regiones Argentinas con intenciones de «embellecerlo» atenta contra los principios estéticos del arte público. Toda obra de arte es producto de un autor que desea enviar un mensaje a la sociedad de acuerdo con sus cánones artísticos y, por ende, existe un derecho intelectual del artista que no permite alterar el original.
"El deterioro de una obra escultórica no se recupera iluminando. Iluminar sin atender a las cuestiones de fondo resulta una intervención anecdótica que, a la larga, no evita la destrucción del bien cultural. Pero además, desde la perspectiva de la conservación, se recomienda que la iluminación modifique lo menos posible su percepción, por lo que debería acercarse al espectro de la luz natural. La distorsión de colores no permite apreciar el monumento tal cual fue pensado, realizado y elegido para ser ubicado en el espacio público.
"La complejidad de la iluminación de obras de arte requiere del concurso de especialistas en la fabricación de artefactos tanto como de profesionales del arte público y del patrimonio. De acuerdo con la nota aparecida en LA NACION de anteayer, esta mala acción aparece como modelo por imitar. Puestos a iluminar monumentos, ¿por qué no hacerlo con corrección?"

El pensador

Diario La Nación – 3 de setiembre de 2011

No es una novedad ver cómo, día tras día, se degrada el patrimonio escultórico urbano, cuyo valor va mucho más allá del monetario y artístico, que de por sí alcanza cifras difíciles de cuantificar. 
"En estos días, uno de los tantos hechos de vandalismo superó con creces lo visto hasta el momento: El pensador, de Auguste Rodin, ha sido totalmente pintado desde su base hasta la cara, en una acción que será difícil reparar. A juzgar por las leyendas, los bárbaros que lo hicieron sabían muy bien lo que querían hacer, y merecen ser ubicados y sancionados. 
"Pero tras la cara del vandalismo se encuentra la otra, o sea, la omisión en el cumplimiento de las leyes por parte de las autoridades gubernamentales. En noviembre de 2008 fue sancionada la ley 2932, por la que se dispone su cesión en comodato al Honorable Congreso de la Nación para que sea instalado en la explanada ubicada tras la escalera de acceso al Palacio. 
"De esa forma, El pensador, todo un símbolo para el Palacio, y lo que él representa como inspirador de las ideas, tendrá el lugar que merece y al que había sido originalmente destinado, y donde el caminante podrá detenerse para observarlo en toda su dimensión."

Patrimonio urbano

Diario La Nación – 17 de agosto de 2011

"El clamor generalizado de los vecinos en defensa del patrimonio común ha llegado en los últimos años a la Legislatura de la ciudad y ha despertado algunas mentes y voces. Ahora es momento de que los diputados salientes dejen un legado y los entrantes empiecen con un buen y más ancho camino.
"La Comisión Especial de Patrimonio Arquitectónico y Paisajístico tiene que transformarse en la Comisión Patrimonial del Paisaje Urbano, con carácter permanente, y así dar un salto en el concepto de patrimonio que hace años ya está vigente. El cambio no es de palabras, sino de fondo, pues llevaría a la comisión al nivel que le corresponde y se podría por fin entender que la preservación patrimonial no lo es en general de una pieza suelta (aunque tenga inmenso valor), sino de un contexto, de formas estéticas y de vida combinadas, en fin, de una rica amplitud de valores que siempre actúan en conjunto cuando hablamos de una ciudad.
"Por supuesto que éste sería un pequeño paso. El gran paso sería que se dejaran de lado tantos intereses sectoriales y particulares. Quienes hoy actúan para que el patrimonio común se pierda dejarán a sus propios hijos una ciudad devaluada, sin identidad, en la que habrá muchos metros cuadrados construidos a nuevo, pero nada de sustancia, de contenido, de alma hecha a través del tiempo.
"Esperamos acciones concretas y positivas de parte de los legisladores que nos representaron hasta ahora y, por supuesto, de los que vendrán."

El pensador

Diario La Nación – 12 de abril de 2011

"La Nacion del 3 de marzo nos trae la magnífica noticia de la apertura del museo del señor Slim, en México. Su obra ícono: El pensador de Auguste Rodin.
"¿Cuántos lectores son conscientes del estado de «nuestro» pensador ? Está bien muerto en la Plaza del Congreso, donde he visto a los niños jugar a pegarle con la pelota un golazo (nuestras culturas populares?).

Demoliendo

Diario La Nación – 3 de marzo de 2011

"¡Excelente artículo de Pablo Sirvén! Permítaseme ampliar el tema.Hace décadas que pregono y enfatizo el valor de nuestras plazas y parques, que sólo podían equipararse a los de París (esta ciudad es la más visitada del mundo y una enorme proporción de turistas lo hace para disfrutar de sus espacios verdes).
"Un jardín es una obra de arte realizada entre el genio de un paisajista y el material vivo de la naturaleza. Son importantes su diseño, su vegetación, su equipamiento, sus obras de arte, su infraestructura, su significación social e individual.
"Por desidia, ignorancia, corrupción, mala praxis, nuestros otrora excelentes jardines públicos están muriendo.
"Hipotéticamente, las maravillas arquitectónicas que estamos perdiendo pueden ser reconstruidas. El caso de un jardín es muy diferente: ¿esperaremos sentados 100 años a que crezcan los árboles?
"Urge una ley de protección integral, pero también una férrea defensa del verde que aún nos queda por parte de toda la ciudadanía para salvar esas vidas que tanto mejoran las nuestras."

Correo Argentino

La Nación – 17 de enero de 2011

Se­ñor Di­rec­tor:

“El 9 de diciembre, con suficiente antelación a las Fiestas, despaché por el Correo Argentino (sucursal Colegiales, Lacroze 2476) un paquete con alfajores a mi hija que vive en Kyoto (RR627976609AR) y una tarjeta de fin de año a mis consuegros en Tokio (RR627976590AR).

“Según el seguimiento de envíos por Internet, ambos salieron del país a las 0.5 y 0.10 del 10 de diciembre. Nunca llegaron a destino. Conozco a los empleados de la sucursal desde hace más de cuarenta años y su dedicación al trabajo y también al correo japonés -modelo mundial de eficiencia y honestidad.

“Quiero saber el nombre de los empleados y responsables del Centro Postal Internacional que a esa hora de ese día debían cumplir con su trabajo por el que reciben un sueldo al que yo aporto.

“Quiero saber adónde están los productos y el saludo que debían llegar a mis familiares. Quiero saber qué compensación me dará el Correo Argentino por haber perdido energía, tiempo, dinero y esperanzas en un hecho que parece pequeño, pero que denota, una vez más, el estado del país.”

Caperucita Roja

Diario La Nación – 25 de julio de 2010

"Con respecto a la carta de lectores que alertaba sobre la desaparición del monumento a Caperucita Roja, quiero aclarar que todos los objetos de la exposición Thays pertenecientes tanto a colecciones públicas como privadas fueron devueltos a sus propietarios en tiempo y forma.
"La Caperucita fue restituida a su emplazamiento habitual, en el parque 3 de Febrero, el 29 de diciembre de 2009, bajo la supervisión de los técnicos del gobierno de la ciudad y los designados por la curaduría."

El Rosedal

Diario La Nación – 1 de octubre de 2009

"Está circulando masivamente por e-mail un «Power Point» dedicado al Rosedal de Palermo. Contiene gruesos errores históricos y conceptuales, aunque bellas fotografías. No hay autor visible salvo unas misteriosas «E.D.B.».
"El Rosedal ha sido restaurado el año pasado mediante un significativo aporte económico de la Fundación YPF, sumado al trabajo de un grupo de profesionales que nos dedicamos al patrimonio desde hace varias décadas.
"Invitamos a la población en general y al autor de ese equivocado e-mail en particular, a leer detenidamente los atriles que hemos colocado en el sitio con la verdadera historia de ese tradicional paseo porteño.
" La historia no puede falsificarse por ignorancia, voluntarismo o, peor aún, por oscuras intenciones."

Bulevar Olleros, pavimentado

Diario La Nación – 25 de junio de 2008

En una información reciente se anunció el ensanche de nuevas calles en Puerto Madero y la pavimentación de las tres cuadras sobre el antiguo empedrado del Bulevar Olleros, en Belgrano.
Los vecinos celebramos lo primero, pero nos oponemos a la eliminación del empedrado, que es parte del paisaje urbano de Buenos Aires, y en particular de esta zona de Belgrano. La ciudad de Buenos Aires ha tenido diferentes tipos de pavimentos y veredas en su historia. Los más tradicionales fueron el empedrado grueso y fino, y las baldosas vainilla y de pancitos. Con relación al primero, son pocos los enclaves que aún conservan estos materiales y está técnica que nos dieron en el mundo la imagen de la ciudad del tango. Hoy vemos cómo, desconociendo la historia y la opinión de los vecinos, se llama a repavimentar sitios emblemáticos como el Bulevar Olleros, que perderán de ese modo un elemento fundamental de la memoria colectiva.
Lamentablemente son varios los casos, y en este momento se están levantando adoquines en los laterales de la avenida Belgrano; cordones de granito de gran valor estético en las esquinas de Constitución, y asociado a esto, en diferentes lugares de la ciudad el gobierno está, con fondos del erario, cambiando las antiguas veredas de vainillas y nueve pancitos por unos baldosones cuadrados que estéticamente no tienen nada que ver con el tipo de solados públicos que existieron en la ciudad.
Todos estos cambios contribuyen a una modificación del paisaje urbano de Buenos Aires, en desmedro de su identidad y belleza. Los vecinos queremos preservarlo. Los turistas lo elogian. ¿Por qué cambiar aquello que está ligado a la identidad de los barrios y de nuestra ciudad? Los vecinos de Belgrano han comenzado a recolectar firmas para presentar al GCBA solicitando que se respete el adoquinado del Bulevar Olleros.

El Borda y el Moyano

Diario La Nación – 9 de abril de 2008

"El Ejecutivo municipal dará nuevo destino a los terrenos ocupados por los hospitales Borda y Moyano. Quiero llamar fuertemente la atención sobre el altísimo valor patrimonial arquitectónico y paisajístico del predio.
"Con relación al verde, deben considerarse las aproximadamente 50 hectáreas limitadas por Suárez, Perdriel, Baigorrí, Sanlúcar de Barrameda y Ramón Carrillo. Con una simple mirada en Google Earth se puede ver la continuidad verde de toda la superficie.
"Históricamente, tienen un pasado común ya que provienen del Parque de la Convalescencia y del Jardín Botánico del Sur, obras realizadas en la década de 1880 por el entonces director de Paseos, el francés Eugène Courtois.
"Si consideramos que las edificaciones existentes cubren sólo un 20% de la superficie, estamos frente a una oportunidad única para volver públicas 40 ha de parque que mitigarán la ya endémica falta de superficie verde en la ciudad.
"Hago votos para que las bases del concurso incorporen la preservación paisajística del área, que debe guiarse por las máximas de la Carta de Florencia y de otros instrumentos internacionales. La restauración de jardines históricos ha sido de escasísima vigencia en nuestro país."

Patrimonio

Diario La Nación – 30 de noviembre de 2007

"La pérdida del patrimonio y la construcción indiscriminada son dos caras de la misma moneda. Buenos Aires tiene una identidad basada en la heterogeneidad de sus barrios y en la riqueza de su patrimonio urbano, arquitectónico, paisajístico y artístico. Los vecinos queremos que se mantenga porque genera cultura, calidad de vida y recursos económicos a través del turismo. 
"Las demoliciones continuas de propiedades patrimoniales, la densificación edilicia por nuevas construcciones, la destrucción y falta de aumento de los espacios verdes, y el colapso de los servicios hacen peligrar el equilibrio que debe tener toda ciudad. Si Buenos Aires hace 60 años que tiene la misma cantidad de habitantes, no entendemos para qué se sigue edificando sin límites y demoliendo propiedades singulares. 
"Ante la ausencia de una política explícita sobre el tema, los vecinos solicitamos a las próximas autoridades ejecutivas y legislativas una definición sobre las futuras estrategias de preservación del patrimonio, de espacios verdes y de planeamiento urbano. 
"La ciudad es una suma de sus vecinos, un entramado físico y su historia, aspectos que deseamos proteger porque el patrimonio tangible y el intangible son también dos caras de la misma moneda. Y las dos caras deben integrarse en una sola ciudad."

Patrimonio

Diario La Nación – 20 de setiembre de 2007

"Agradezco al diputado Fernando Caeiro por su carta publicada en esta misma sección el 5/9. Y la agradezco por varios motivos. El primero, obviamente, es por su preocupación por el patrimonio común a todos los vecinos de Buenos Aires y por su acción concreta en su ámbito específico.
"Lamentablemente, son pocos los funcionarios interesados en el patrimonio cultural de Buenos Aires, pues los resultados están a la vista: sólo en la Recoleta se demuelen dos petit hoteles por mes y, además, se pretende cambiar los nombres tradicionales de los barrios.
"Pero tan importante como aquello es dar a conocer los actos de gobierno en una época en la que eso dista mucho de ser como debiera, y, además, porque este intercambio de opiniones -así como los artículos que LA NACION está dedicando al tema- ayudan enormemente a difundir la problemática que tratamos.
"Es muy sabido que uno cuida lo que ama, ama lo que conoce, y se conoce por la difusión que el tema tenga en la sociedad y que no debe circunscribirse solamente a los especialistas, sino que debe alcanzar a todos los vecinos, que son los verdaderos dueños de la ciudad.
"Por último, les solicito al diputado y a sus colegas que se apuren a tratar los tres proyectos de ley existentes referidos al tema porque, mientras tanto, siguen las demoliciones."

Patrimonio ciudadano

Diario La Nación – 31 de agosto de 2007

"Con nuestro voto y el pago de nuestros impuestos, los porteños permitimos a los administradores y legisladores ejercer sus cargos y cobrar sus sueldos. Los vecinos esperamos que ellos trabajen para nuestra felicidad y no para nuestra desgracia. 
"Hoy, desde los distintos barrios porteños, somos los mismos vecinos los que debemos movilizarnos para reclamar por la preservación del patrimonio tangible e intangible de la ciudad. Se demuele lo valioso y se sancionan leyes que alterarán la identidad barrial con la construcción indiscriminada de torres en vecindarios residenciales. Nos dirigimos al colapso de la ciudad. 
"Autorizar, rezonificar, exceptuar, negociar. Esas son las políticas públicas de hoy que nos harán más robots y menos humanos y que sólo persiguen pingües ganancias inmobiliarias. 
"Patrimonio son nuestros edificios, pero también nosotros mismos, los seres humanos que hemos elegido vivir en esta ciudad, en un barrio en especial y en una vivienda en particular. Los administradores, en los que hemos confiado nuestra cotidianidad, están dictando nuestras vidas como ellos piensan que debemos vivir y no como nosotros queremos hacerlo. "Los vecinos estamos demostrando que sabemos dar respuesta a este desgobierno."

Cada plaza es una obra de arte

Diario Clarín – 6 de junio de 2007

Restaurar es una técnica científica para volver un patrimonio a su estado de valor. Lo del gobierno es un plan de mantenimiento, y lo que se hizo y lo que se está haciendo en los espacios verdes de la Ciudad de Buenos Aires es reformar las plazas yremodelarlas. La mayoría es patrimonio cultural e histórico, por lo que se deben conservar y restaurar, y es lo que no se ha hecho. A la Gioconda no la puedo teñir de rubio ni ponerle aros hippies. A una plaza que es patrimonio histórico no puedo ponerle un baño para perros, o un monumento, porque es una obra de arte, creada por un paisajista, que es un artista. Cada artista ve su trabajo proyectado en los años, porque piensa a futuro. Analiza cómo se verá ese mismo lugar cuando crezcan las plantas, por lo que en su obra entra en juego la cuarta dimensión, que es el tiempo. Antes de comenzar con las obras, cada plaza debe tener un análisis especial. Hay que ver la historia de cada una. Hay que contratar especialistas y hacer un análisis social de cada barrio. 
Buenos Aires tiene muy pocos espacios verdes en relación a sus habitantes y su superficie. Según los estándares de la Organización Mundial de la salud, una ciudad necesita de 10 a 15 metros cuadrados por habitante. En Buenos Aires tenemos poco menos de tres. 
En mi opinión, para cuidar los espacios verdes hay que poner en las plazas a la Guardia Urbana entrenada, instruida y con autoridad, que no tiene nada que ver con autoritarismo. De esta manera la gente no se comportaría de modo vandálico. Además hay que educar a todos los ciudadanos y volver a las épocas en que los niños acudían a las plazas a jugar, que es una actividad fundamental en el crecimiento de las personas.

Tienen la palabra

Diario la Nación – 6 de junio de 2007

"La primera: la difusión de una cinta grabada con la conversación mantenida por dos controladoras aéreas del sistema aeroportuario nacional. Los televidentes escuchamos asombrados un diálogo plagado de malas palabras, deficiente vocabulario y peor gramática. Me pregunto: ¿qué instrucción tienen estas técnicas? ¿Qué educación han recibido? ¿Qué exámenes de aptitud han aprobado para tener en sus manos la vida de miles de personas? La ministra de Defensa tiene la palabra.
"La segunda: el excelente micro «Malnatti el ciudadano» que enseña a alumnos secundarios los derechos ciudadanos de peticionar correctamente a las autoridades. Me pregunto: ¿y si también les enseñamos cuáles son sus obligaciones: a cuidar el patrimonio escolar, a no ensuciar, a limpiar, a arreglar entre todos los desperfectos que los mismos alumnos han producido, a cuidar la escuela como a su casa? Malnatti tiene la palabra."

La Plaza de Mayo

Diario La Nación – 1 de setiembre de 2006

"Para preservar los testimonios vivos del pasado, en nuestro país se creó en 1940 la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos.
"Uno de los primeros ejemplos en ser destacados por esa normativa fue la primitiva Plaza Mayor, nuestra querida Plaza de Mayo, lugar histórico nacional por decreto N° 122.096 del 9 de junio de 1942.
"Al ser un hito patrimonial preservado por ley, no puede un funcionario «iluminado» encargar intempestiva y arbitrariamente a un profesional un proyecto de remodelación o solicitar un concurso de arquitectura para la presentación de proyectos de «reciclaje». No es posible remodelarla sino que hay que restaurarla.
"Durante el siglo XIX e inicios del XX, paralelamente a la programación de los actos conmemorativos del Centenario hubo -al igual que hoy, y cercano al Bicentenario- propuestas faraónicas de transformación de la Plaza Matriz. Todas fracasaron por la oposición tenaz de aquellos a quienes hoy consideramos los fundadores de la conservación del patrimonio nacional.
"La imagen que vive en el inconsciente colectivo argentino desde hace cuatro generaciones es la de la Plaza de Mayo actual: la remodelación de Carlos Thays cuando la apertura de la Avenida de Mayo en 1894 . No es verdad que ésta sea la plaza de Cacciatore.
"La conservación del patrimonio debe atender no sólo al bien en su estado primigenio, sino a la memoria colectiva.
"¿Se quiere peatonalizar o avasallar? Si se quiere prohibir el tránsito vehicular en la zona de la Plaza de Mayo… eso no determina que deban levantarse las calzadas y embaldosar todo a la manera de las plazas municipalistas españolas. Ni tampoco colocar miniómnibus que recorran su entorno como caballitos de una calesita.
"En fin, es cuestión de utilizar el pensamiento lateral y no siempre lo primero que viene a la mente para impresionar a los presuntos votantes de la próxima elección que generalmente implica destrozar lo existente para construir algo peor."

Plaza de Mayo

Diario La Nación – 10 de abril de 2006

"Me he enterado por LA NACION del proyecto de reforma de nuestra Plaza de Mayo, lugar histórico nacional. Por desidia, desconocimiento y pésimas políticas, la ciudad está perdiendo su patrimonio histórico y eso lo sabemos todos.
"El parque Tres de Febrero está muriendo; la magnífica media luna que cerraba la plaza Italia con las fachadas de la Sociedad Rural y del Zoológico no está más; los silos del puerto se han demolido; el Mercado de Abasto se ha desfigurado payasescamente; la avenida 9 de Julio se está convirtiendo en una sucesión de canchas de patinaje; Palermo Viejo ha perdido su conjunto homogéneo de casas que hoy parecen calaveras que sirven de comederos que pasarán de moda y nos dejarán un cementerio…, en fin… ¡son tantas las pérdidas por falta de legislación, de mantenimiento, de cuidado y de poder de policía! Para rematar, ahora le toca el turno a nuestra histórica plaza mayor, que trasciende a la propia ciudad pues es el «escenario de la vida argentina», como titulamos con un colega un libro que escribimos sobre su historia.
"La palabra historia no aparece en vano varias veces en esta carta. Es que el mismo gobierno de la ciudad pretende proponer a Buenos Aires para la Lista de Patrimonio de la Humanidad, en la Unesco. Señor jefe de gobierno: ¡coherencia!"

Plaza del Colón

Diario La Nación – 18 de noviembre de 2005

"La fachada de un edificio no termina en la línea municipal; tiene una amplia zona de influencia desde donde y hacia convergen las visuales. Así lo entiende Icomos-Unesco, cuyas reglamentaciones exigen alrededor de cada monumento histórico nacional una «buffer zone», o zona de amortiguación, que sirva para entender, percibir y proteger el bien patrimonial en su integridad.
"Como la plazoleta se erigiría en terrenos del Teatro Colón (monumento histórico nacional), debe expedirse y dar su consentimiento la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos. Los concursos no son vinculantes.
"Basta un solo ejemplo: el parque Thays, que no fue diseñado por los ganadores del concurso. El césped requiere aproximadamente 20 cm de altura de tierra para vivir. La plazoleta original no tenía árboles ni arbustos, sino canteros con arreglos florales.
"Si una obra de arte, como lo fue esta plaza diseñada y surgida en unión íntima con el Teatro Colón, ha sido destruida en los años 30, ello no justifica hacer una nueva y «contextualizar» descontextualizando, sino todo lo contrario: se debe «recuperar» un patrimonio que existió y que fue perdido por funcionarios municipales equivocados.
"La nomenclatura urbana, que es intangible, hace a la memoria colectiva. En nuestra ciudad se acostumbra -de acuerdo con el último grito ideológico- a cambiar y recambiar los nombres de arterias, plazas y demás elementos urbanos, creando confusión y relegando al olvido a quienes dieron todo de sí para el país.
"Si de contextualizar estamos hablando, nada mejor que el hecho de que el nombre del maestro Ginastera esté integrado al Teatro Colón, donde ni siquiera pudo estrenarse la ópera «Bomarzo» por prohibición de unos «iluminados»."

Plazoleta Teatro Colón

Diario La Nación – 7 de octubre de 2005

"El gobierno de la ciudad está restaurando el Teatro Colón: bienvenido el cuidado de nuestro patrimonio. Pero ese cuidado no debe descuidar el contexto y el detalle. En este caso, el «detalle» es nada menos que la plazoleta de los Tres Nombres (Viamonte, Ginastera y Vaticano), que se encontraba sobre la fachada de la calle Viamonte.
"Allí se erigió en 1908, para la inauguración del teatro, una obra maestra del paisajista Carlos Thays, pensada especialmente para dar realce a tan importante edificio. Su diseño constaba de canteros simétricos, broderies, balaustradas, candelabros, bancos, faroles, jarrones y el conjunto escultórico «El progreso», obra de Tony Noel. Esos elementos habían sido adquiridos en Francia por Jules Dormal y Carlos Thays.
"En 2001, el gobierno de la ciudad y la Sociedad Central de Arquitectos llamaron a concurso de proyectos para una nueva plazoleta, declarándose ganador a uno de neto corte contemporáneo que no acompañaría al estilo del edificio al que debe dar marco. Nunca se debió haber llamado a concurso y como ningún concurso es vinculante, se lo debe dejar sin efecto. El Teatro Colón es monumento histórico nacional y no puede soportar el cambio de una de sus fachadas.
"Hoy, se debe reconstruir la plazoleta tal como había sido concebida por Thays en total acuerdo con Dormal (último arquitecto del Colón). Existen los elementos originales necesarios: planos, fotos, jarrones, el grupo escultórico (en la plaza Ejército de los Andes). Y también es hora de devolverle el nombre de uno de nuestros más grandes y olvidados músicos: Alberto Ginastera.
"Esto es lo que se debe hacer. Sería justo homenaje a quien tanto nos benefició con su obra paisajista, se lograría el exacto marco contextual para el Teatro Colón, se cumpliría con lo que marcan las normas internacionales del patrimonio y sería un acto de respeto a nosotros mismos, valorando nuestro pasado."

Obra clandestina

Diario La Nación – 10 de junio de 2005

"Por su intermedio hacemos pública la denuncia que un grupo de vecinos de Colegiales hemos presentado ante el Onabe y el gobierno de la ciudad de Buenos Aires acerca de una obra clandestina, sin identificación alguna de proyecto ni de responsables, que se efectúa en los terrenos residuales de la calle Cramer entre Olleros y J. Newbery, a la vera de las vías del ferrocarril. Estos terrenos están clasificados como UF, es decir, Urbanización Futura, y hasta tanto no se zonifiquen no puede construirse nada en ellos.
"El 1° de agosto de 2003, LA NACION informó sobre el convenio firmado entre el señor Presidente de la República y el señor jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires por el que ese lote pasaba al dominio municipal. Como vecinos y contribuyentes, deseamos saber cuál organismo está a cargo del mismo en la actualidad, cuál es el proyecto que se está llevando a cabo, que ente lo ha aprobado, si está encuadrado dentro de nuevas reglamentaciones que desconozcamos y quién es el profesional responsable a cargo de la demolición y construcción."

Monumento tomado

Diario La Nación – 22 de abril de 2005

"El 16 de octubre de 1926 se inauguró, en un contexto paisajístico excepcional, el monumento a Carlos de Alvear, obra del escultor francés Antoine Bourdelle. Con los años devino el de mayor valor monetario del país y, aun sólo por esta última condición, un pueblo inteligente lo cuidaría.
"Pero hoy, cuando el país, la ciudad y la Recoleta parecen circos fuera de sus honrosas carpas, algunos funcionarios se dan el gusto, y a toda la sociedad el disgusto, de montar un escenario sobre la misma escultura para ofrecer un recital musical. Combinan perfectamente con otros funcionarios encargados de no permitir esos excesos y que brillan por su ausencia.
"¿Son conscientes del daño que infligen al monumento y a la sociedad? A todos ellos el pueblo les paga el sueldo para que cumplan con sus obligaciones (incluyendo el cuidado y la defensa del patrimonio nacional) y no para que nos perjudiquen arruinando ese patrimonio que es, justamente, de todos.
"Convoco al festejo de los 80 años del monumento el año próximo… si todavía sigue en pie, pues hace rato que estamos viviendo (y muchos de nosotros llorando) el Cromagnon del patrimonio cultural. La Argentina de la destrucción tiene cada día más salud."

El Calafate

Diario La Nación – 11 de enero de 2005

“Tuve el privilegio de pasar el Año Nuevo visitando El Calafate. Disfrutando del glaciar Perito Moreno, al tiempo que almorzaba en el quiosco a cargo de un concesionario, tuve la necesidad de ir al baño. Imposible utilizar «eso» llamado baño. Pérdidas de agua, cesto de basura desbordado, inodoros tapados, pisos embarrados. “Me acerqué al mostrador y pregunté quién era el responsable de la higiene y el empleado me respondió que ellos, pero que no podían vender sándwiches y también limpiar los baños pues no les alcanzaba el tiempo. A mi protesta, me contestó inmediatamente que fuera a quejarme a «ellos», entregándome un papelito fotocopiado en el que se dan los datos de Mariano Besio (gobierno provincial de Santa Cruz) y Carlos Corvalán (Parques Nacionales).
“Encontré luego los baños químicos recientemente instalados por Parques Nacionales. En primer lugar son un atentado a la estética del lugar; en segundo lugar hay que soportar a dos señoras que hacen ostentación de baldes y escobas al lado de tarros-alcancías que portan la leyenda «Propinas / Tips».
“Un turista extranjero paga 10 dólares y un argentino 10 pesos de entrada al parque. Si no existe un baño decente, ¿cómo esperar que El Calafate cuente con un plan urbano ambiental sostenible?
“En 1902 Carlos Thays efectuó los primeros estudios y propuestas para la creación de los parques nacionales; en 1903 Francisco Pascasio Moreno donó las primeras tierras y tres décadas más tarde los Bustillo crearon no sólo la Administración de Parques Nacionales, sino también su imagen cultural. Si los actuales funcionarios públicos ignoran la historia y desconocen el valor del paisaje, por lo menos que piensen con sentido mercantilista: el paisaje es la gallina y los turistas son los huevos de oro, no hay unos sin lo otro.

Charles Jules Thays

Diario La Nación – 16 de abril de 2004

"Me he enterado por LA NACION de que una integrante de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires ha presentado un proyecto de ordenanza por el cual se reemplazaría el nombre de Parque Thays por el de Parque Juan Manuel de Rosas.
"Le pregunto a dicha persona si tiene la más leve idea de quién fue Charles Jules Thays, en cuya memoria se denominó así a ese parque, y de cómo gracias a su obra nuestra ciudad cuenta con uno de sus atractivos más importantes: sus paseos públicos, la arboleda urbana y el color y la poesía vegetal que introdujo en nuestras vidas. Como contrapartida, le exijo como parte de la sociedad que paga su salario que explicite detalladamente qué beneficios urbanos introdujo Rosas en Buenos Aires.
"La pérdida de la memoria es la causa fundamental de la decadencia general de nuestra patria, algo que enfrentamos los argentinos en estos tiempos."